Dussel y el legado de Marx en la Corporación Aury Sará

La Corporación Aury Sará Marrugo junto con el Colectivo Flora Tristán convocantes y ponentes de estos seminarios del El Capital, así como el Colectivo de Soberanía y naturaleza, estuvimos acompañando un tranquilo y emocionante encuentro con algunos profesores e intelectuales orgánicos que participaron en este seminario. Esfuerzo no solo académico, sino político e ideológico imprescindible en el campo de batalla de las ideas y la conciencia. Todos estos esfuerzos proyectados para el próximo año (2017), que busca no solo conmemorar sino pedagogizar esta magnífica obra producto de la paciencia y la lucha conceptual, histórica y política de uno de los pensadores y humanistas más brillantes de la Humanidad: Marx y su obra El Capital.
La compañera y profesora Valeria Bruschi de la Rosa Luxemburgo, Alemania, nos aportó un cuadernillo que da cuenta de una aproximación conceptual, histórica y pedagógica para abordar la obra de El Capital. Propuesta que no busca suplantar el encuentro personal y colectivo ante dicha obra. Es claro la intención de no ahorrar el esfuerzo de leer, pensar, argumentar y dialogar con el autor. Cosa que si realizo de manera desafortunada los llamados manuales del marxismo-leninismo que impuso una doctrina, una interpretación que en muchos casos no tenía nada que ver con la reflexión, los apuntes, las tesis de Carlos Marx. Concepciones que buscaron adiestrar y adoctrinar algunos militantes de izquierda que se les negó la experiencia de la subjetividad política. Ahora bien, la compañera Valeria nos comentaba como esta obra escrita a varias manos, se convertía, según la profesora y militante de izquierda, en una herramienta de la pedagogía política con los obreros y obreras alemanas. En uno de los prólogos de El Capital, se afirma por parte de Marx, que su interés no sólo está el análisis dialéctico del capitalismo y sus contradicciones, sino la también la apropiación de dichas reflexiones por parte de la clase obrera.
El profesor y maestro de Nuestra América Enrique Dussel, invitado a este III seminario del El Capital, nos dio un ejemplo de sapiencia y vivencia intelectual, ante dichas reflexiones sobre El capital. En el diálogo con Valeria, Estela Fernández y el auditorio se reconocía este esfuerzo pedagógico y conceptual. Pero algunas categorías vertidas en El Capital habría que contextualizarlas y dialectizarlas con el pensamiento crítico latinoamericano. Marx anticipaba, por ejemplo, la contradicción capital-naturaleza, pero desde las reflexiones del pensamiento emancipador latinoamericano esta reflexión había sido profundizada dando incluso legitimidad política en la lucha de los pueblos para rodear lo que hoy se conoce como el ecosocialismo.

dussel
Este llamado a superar paradigmas sustentados desde el eurocentrismo que petrifico también a un pensador dialéctico como Marx, que va más a allá de sus presupuestos es , pues, otra tarea del pensamiento crítico, emancipado y emancipador.
Como se sabe, el eurocomunismo, que fue otra manifestación de un imperialismo ideológico político, fue lesivo y destructor de las bases del materialismo histórico-dialéctico. Dentro de los muchos debates que aportan pensadores y revolucionarios como Mariátegui era destruir el positivismo, el dogma y la exposición escolástica de la obra de Marx que se veía como una verdad inmutable. En efecto, llego tales niveles de demencia política e ideológica que algunas versiones del llamado marxismo-leninismo se consideró la obra de Marx como un sistema todopoderoso de verdades metafísicas que se sustentaban más allá de la dimensión histórica. Nada más arbitrario y contradictorio con el pensamiento dialéctico e histórico.
Ahora bien, este esfuerzo por repensar la obra El Capital, no solo cumple una tarea importante dentro de las tareas del pensamiento, sino que al comprender las contradicciones del capitalismo, también se tiene ya las bases para la superación política de este sistema que hoy ha llevado a una crisis también a la civilización.
Ante el pragmatismo político que suele quedar preso de las consignas y el voluntarismo se busca recuperar la paciencia argumentativa que debe acompañarse de la vehemencia del qué hacer político. Al dotarnos de una buena teoría, insistía el maestro Dussel, tendríamos cerca el acceso a una lúcida y contundente praxis.
Entre los profesores invitados se convido al estudio, a la reflexión y a reivindicar el espíritu de lucha por un nuevo proyecto humano. En que lo humano y la naturaleza misma deje se der concebidas como mercancías descartables.
A cada uno de nuestros compañeros y compañeras que asistieron ávidamente para este ejercicio de saber escuchar y comprender, nuestros agradecimientos.
Y quizás se hace necesario comprender y resignificar esta apreciación de Marx expuesta en los Manuscritos de Economía y Filosofía de 1844:
“… hay que naturalizar al hombre y humanizar la naturaleza”.

Elaboración de la nota:
Cristóbal Silva González.
Dirección CASM.